sábado, 12 de enero de 2013

Capítulo 2: Él

Espero que este capítulo tenga tanto éxito como el primero, no se como agradeceros esos 11 seguidores jamás soñé con tener a 11 personas pendientes de mi historia se os quiere y gracias por las más de 150 visitas. Bueno os dejo este capítulo que espero que os guste..




Después de una hora y media ya se sabía varios hechizos más, algunos útiles, otros no tanto. Intentaba aprendérselos de memoria para poder ocultarse.     
                                                                                                                                                            - Es un poco irónico, soy la criatura más mortífera de la Tierra y me tengo que ocultar de los humanos…-pensó molesta por culpa de una mosca que no paraba de posarse cerca de su oído.

Movió la mano a la velocidad de la luz y la atrapó entre sus dedos pulgar e índice. La agarró suavemente y abrió la ventana de su cuarto, por la que se escapa cada noche a alimentarse y a conocer el mundo de la noche. Solo había un vampiro en su zona, Raymond. Llevaba viviendo desde 1835 y le había enseñado muchas cosas antiguas que a Blanca le llamaban mucho la atención.

-¡Blanca! Ven por favor-le pidió su madre.

-Voy mamá. Estoy ahí en un segundo.-respondió la aludida. Se levantó de la cama, se miró al espejo para asegurarse que el hechizo que la transformaba en humana seguía activo y salió del cuarto. Su madre la esperaba en el salón junto a un chico joven y a una señora de mediana edad que parecía ser la madre del joven.

-Te presento a Hugo y a su madre, Elena.-dijo su madre con la típica sonrisa que ponía cuando había invitados.

-Hola- murmuró Blanca acercándose a los invitados y dándoles un beso en cada mejilla.

-Hugo va a ir a tu instituto, Blanca. Exactamente a tu clase y entra mañana.-le comunico su madre.

Blanca tragó saliva. Ese chico, Hugo, la ponía muy nerviosa. Y encima iba a ir a su clase. Vaya mierda.

-¿Así? Qué bien-dijo ella con una sonrisa encantadora en su rostro que demostraba lo contrario que sentía.

-Sí. Bueno nos tenemos que ir. Blanca te pido que ayudes a mi hijo a hacerse amistades. ¿Vale?-le pidió la madre de Hugo con una sonrisa en la cara.

-Sí, claro- murmuró Blanca guardándose el sarcasmo que le salía por su naturaleza adolescente y por lo tanto rebelde.

-Adiós- comentó Hugo.

Blanca ni siquiera contestó. Espero a que los dos humanos se fuesen de su casa y fue corriendo a su cuarto, a velocidad sobrehumana a abrir su libro favorito acerca de los vampiros, el que más se acercaba a la realidad. Recordaba haber leído algo interesante acerca de la sensación que había sentido. Buscó el capítulo que quería y las palabras exactas que necesitaba. "Los vampiros pueden tener una sensación especial hacia una persona, por la que se sienten mortalmente atraídos y que son las personas perfectas para ellos. La atracción no tiene por qué ser mutua."

Resopló molesta y pidió a Dios que no fuese ese tal Hugo. Nada más conocerlo y ya le caía mal. Se levantó de la silla en la que estaba sentada y fue a darse una ducha relajante. Estuvo alrededor de 15 minutos bajo el chorro de agua fría sin moverse. Levantó el mango de la ducha y dejó que al agua empapase su pelo. Apago la ducha y se enjabonó el cuerpo y el pelo. Después se enjuagó entera y salió de la ducha. Se puso ropa cómoda bajo el pijama. Después iría a ver a Raymond. Fue a cenar y apenas probó bocado. Cada día se hartaba más de esa estúpida farsa que la fastidiaba continuamente, día a día. Se fue al salón para ver un rato la televisión, ya que no tenía nada que hacer. Al final cogió su Ebook y se puso a leer un rato. Era lo que más le relajaba cuando estaba agobiada y desde que había visto a aquel chico, Hugo, se sentía demasiado incomoda. No lo entendía, ya que ella nunca se salía de su papel, en realidad era una increíble actriz. Tendría que ser lo que decía su libro de vampiros, él era la voz de su corazón, el hilo que la unía a la vida...

Sacudió la cabeza horrorizada ante la idea. Ese chico no era para ella. No la merecía.

-¡Blanca! Vete a dormir, que es tarde.-le ordenó su madre contrariada.

-Si mamá, lo siento -murmuró Blanca siendo dócil.

Se levantó del sillón a una velocidad humana, y comenzó a andar lentamente por el pasillo con el Ebook en una mano y con su móvil, un galaxy 3 en la otra. Le había costado que sus padres le permitiesen comprárselo, pero al pagarlo ella, tuvieron que permitírselo ya que era su dinero. Lo que ellos no sabían es que Raymond le había dado el dinero para que pudiesen estar comunicados por el whatsapp. Sonrió. Abrió la conversación con Raymond y le escribió: "Quedamos esta noche a las dos en el claro al lado de la vieja granja. Un beso." Cerró el móvil y lo bloqueó con la contraseña. Abrió la cama y se tumbó sobre ella. A continuación se tapó con la sábana y esperó a que sus padres se durmiesen. Cuando sus respiraciones se establecieron al ritmo particular de cada uno mientras dormían, salió de la cama. Se quitó el pijama y se quedó en ropa de calle. Abrió la ventana y salió por ella. Corrió a través del bosque, porque vivía en plena carretera, en mitad de la nada, lo que le permitía llegar más rápido. Miró la hora en el móvil. Tenía 20 minutos para llegar. Le daba tiempo a tomar algunos conejos para beber algo de sangre. Capturó dos conejos y les absorbió la sangre en pocos segundos. Enterró los conejos a dos o tres metros de profundidad y salió a su máxima velocidad al sitio de encuentro. Allí le esperaba Raymond. Con su pelo rubio y su increíbles ojos azules, con un magnetismo claramente atrayente que provocaba que cada muchacha que le veía suspirara por él. Sonrió. El joven la miró y la invitó a sentarse junto a él. Ella le lanzó una última mirada de soslayo y se sentó en su tronco favorito, que Raymond había tallado en forma de silla.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por comentar, me alegra que el te encante la historia :)

      Eliminar
  2. me encantan las historias de vampiros, sigue con ella adelante!:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste :) Gracias por tu comentario Virginia

      Eliminar
  3. Tengo una debilidad por las historias de vampiros sinceramente, y la tuya es fantástica, me gusta mucho. Sigue así ;)

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa:) Puees e visto que es de vampiros y ME ENCANTAN ASDFGHJKLÑ(L. Voy a empezar a leerla, soy El Queridisimo diario de Eva, aqui tienes tu comentario jujuju:)

    ResponderEliminar
  5. JEJJE, A mi tambien me encantan, gracias por tu comentario cieloo

    ResponderEliminar